Gestión de la producción: ¿Qué debe hacer para mejorarla?

Introducción

En la industria moderna mantenerse siempre actualizado es imprescindible. En el caso de la gestión de la producción, las mejoras resultan vitales. También es recomendable que valore la mejora paralela de factores como materia prima, materiales, mano de obra, tecnología, etc.

Esta es la premisa con la que iniciaremos este artículo. La idea es que logre identificar cuál es la mejor vía para optimizar la gestión de la producción, a fin de prestar un mejor servicio a los clientes, tener un mayor control operativo, mejorar la efectividad de la administración, aumentar la calidad de sus productos y, en general, destacar de la competencia.

Gestión de la producción

Partamos de lo básico: para lograr un excelente rendimiento en los procesos y  generar innumerables ventajas a futuro, es necesario cumplir 3 directrices.

  1. Reducir el volumen de gastos.
  2. Ajustar los plazos de entrega de los distintos procesos.
  3. Garantizar la calidad en todo momento.

Podrán parecerle muy evidentes, pero pocas empresas pueden mantener el control necesario para cumplir estas 3 ideas esenciales. La complejidad aumenta según el tamaño de su empresa. Aunado a las directrices están los objetivos: la razón de ser. 

Objetivos

Para que pueda lograr una adecuada gestión de la producción es importante que los plazos de entrega se cumplan con eficiencia, calidad y sin errores en las cantidades.

Asimismo, la reducción de costos debe apuntar hacia el mínimo posible. Puede buscar distintas maneras de ajustar los gastos que supone el proceso de fabricación.

De igual modo, hay que asegurarse de que no haya conflictos o fricción entre los departamentos de trabajo. Tenga presente que la misión principal es que todo funcione tal cual reloj suizo, cada quien siendo consciente de su margen de acción y responsabilidades.

En resumen, la adecuada gestión de la producción debe:

  • Conseguir que los productos se entreguen en las cantidades y fechas requeridas.
  • Lograr que los productos se fabriquen dentro de los costos previstos,
  • Basarse en un procedimiento que minimice los conflictos entre los departamentos de trabajo.

Tipos de gestión

El mismo paso del tiempo hizo que la gestión de la producción adquiriera influencia de diversos elementos que generaron diferentes tipos:

1. Clásico

Contempla las técnicas que dieron aportes al estudio y comprensión del trabajo, el diseño de los puestos y su distribución en la planta, y los gráficos de la programación de tareas.

En este apartado, también se toman en cuenta los aportes de las matemáticas, la investigación de operaciones, los modelos cuantitativos de previsión de la demanda, los modelos de gestión de stock, los algoritmos de programación y evaluación de proyectos, entre otros elementos.

Además, se consideraron los sistemas de planificación económica y los de control de gestión basados en el análisis de costos y contabilidad.

2. Materials Requirements Planning (MRP) y Master Production Schedule (MPS)

Ambos conceptos van ligados al crecimiento de la tecnología y la informática, y, al igual que el estilo clásico de la gestión de producción, presenta diferencias de orden conceptual.

En la actualidad, estos métodos de planificación son sumamente conocidos en la industria. Incluso hay sistemas ERP que contemplan estas tareas, lo que les permite a las empresas solidificar su crecimiento.

Si a estas alturas se pregunta qué es un ERP y por qué el concepto juega un papel fundamental en el crecimiento de las industrias del siglo XX1, puede documentarse en el siguiente enlace.

¿Qué es un ERP y cómo mejora los procesos de manufactura? Dé respuesta a estas preguntas y empiece a crecer sólidamente Quiero saber más

Si también quiere entrar en detalle sobre los conceptos abordados en este punto, le recomendamos leer nuestros artículos que hablan específicamente del MPS Y el MPR y cómo realizarlos.

3. Just in time

Derivada de la filosofía japonesa, el “justo a tiempo” es el método que revolucionó la gestión de producción japonesa. Esta idea logró que la producción mejorara, a la vez que se redujeron los gastos de tiempo y dinero al mínimo.

Niveles de control

El control de producción contempla 3 niveles principales de planificación progresiva: programación, ordenación y lanzamiento. La programación planifica los volúmenes en conjunto de producción, la ordenación planifica la obtención de los suministradores y departamentos, y el lanzamiento es responsable de la emisión de las órdenes de trabajo. A continuación, veamos cómo llevar un buen control de los niveles de la producción.

Proceso o flujo continuo

Para lograr un flujo continuo debe plantearse como objetivo mantener un rendimiento de producción óptimo y constante. Para eso, es recomendable que contemple los siguientes elementos:

  • Que no hayan cambios en el tipo de producto que se fabrica diariamente.
  • Que se realice una planificación previa.

Para cumplir este fin se necesita realizar una medición exacta del trabajo, eliminar las operaciones que signifiquen un cuello de botella y gestionar la asignación de trabajo de forma automática.

Proceso de flujo intermitente

Si su empresa experimenta un flujo intermitente, debe tener en cuenta que, por lo general, cada orden se diferencia de la anterior en varios aspectos.

  • Cantidad
  • Especificaciones 
  • Calidad

Todos los aspectos inciden directamente en la imagen de la empresa, por lo que debe tomar acciones de inmediato. 

Asimismo, la planificación suele ser difícil de realizar, aún basándose en la recepción de la orden, lo que a su vez implica un descontrol en la cantidad de materiales requeridos y, por consiguiente, significa altos costos en la operación.

En síntesis, al tener un flujo intermitente requerirá de un alto grado de control, por lo que siempre será indispensable utilizar un sistema de control de producción detallado, a fin de evitar complicaciones.

¿Cómo mejorarla?

Llegados a este punto, seguro de que es consciente de la importancia de apoyarse en la tecnología para mejorar la gestión de la producción. Antes, mencionamos la necesidad del ERP.

Las particularidades de este software beneficia considerablemente la productividad de la empresa. Por mucho tiempo se pensaba que era una solución específica de las grandes empresas, pero en realidad, por su característica modular, es una solución ajustable y escalable según las necesidades que requiera cubrir.

Si quiere saber cómo un ERP puede ayudarle a mejorar la gestión de la producción, a ordenar y modelar sus procesos, le invita a leer un artículo creado específicamente para responder esa duda.

Beneficios de usar un sistema ERP  Conozca las ventajas de implementar un sistema ERP en su empresa  Quiero saber más